Durazno de Aguascalientes Comité Sistema Producto Durazno de Aguascalientes A.C.
  • Historia del durazno

    Consejo de Productores de Durazno de Aguascalientes A.C.

    separador

    ———————————————————————————————–

    El durazno tiene su origen en la antigua China, donde era considerado como símbolo de larga vida e inmortalidad, aunque fue debido a los Persas que a través de las rutas comerciales de las montañas fueron difundidos. De ahí su nombre persica.

    Perteneciente a la especie Prunus persica, es un árbol caducifolio, es decir, que pierde todo su follage durante el invierno. El tallo es de corteza lisa y cenicienta, y sus raíces aunque son muy ramificadas, no son invasivas, de hecho su sistema radicular es tan acentuado que induce a las raíces de cada planta a no invadir el terreno de la planta adyacente.

    Las hojas son simples, lanceoladas, con el margen finamente aserrado con un haz verde brillante, lampiñas por ambas caras. Las flores por lo general son solitarias, a veces en parejas, casi sentadas, de color rosa suave.

    El durazno es una fruta introducida al  país por los europeos. A pesar de que está presente en nuestro país desde hace varios siglos, el desarrollo comercial de este cultivo podría considerarse como relativamente reciente. Es en la década de los setenta cuando los diversos indicadores de la producción crecen de manera importante.

    El durazno (prunus persica) es considerado como uno de los frutos caducifolios más importantes del mundo. Se considera que en la actualidad se produce en todo el orbe entre 10 y 11.5 millones de toneladas de duraznos y nectarinas.

    A partir de la Edad Media, Europa gustó de los duraznos, como efecto de la propagación del fruto, que se dió durante las cruzadas, es por ello que el cultivo de este árbol se practica desde hace muchos años en los lugares del Antiguo Continente en cuya ecología encontró condiciones adecuadas para su desarrollo.

    Fueron los españoles los que trajeron el durazno al Nuevo Mundo, siendo introducida al continente y particularmente a México durante el año 1600, sin embargo, por cerca de tres siglos el cultivo y selección de nuevas variedades de durazno estuvo largamente confinado a los jardines de la nobleza, mientras el cultivo a gran escala con objetivo comercial inicio en los Estados Unidos hasta el siglo XIX.

    Para el caso concreto de nuestro país, según algunas evidencias, huesos de esta fruta fueron traídos por los españoles en el siglo XVI, hoy en día el cultivo en nuestro país se extiende a casi todo el territorio, bajo condicionales climáticas muy variadas.

    El durazno es fruto típicamente veraniego, aunque pueden estar disponibles durante todo el año desde países productores como China, Chile, España, Italia, Grecia, Israel o Sudáfrica.